Consejos si usas una depilación con luz pulsada

La depilación con luz pulsada ha llegado a nuestros hogares para quedarse; estamos hablando de un tipo de técnica indolora que ataca a las raíces del vello, retrasando su aparición o, incluso en ciertos casos, evitando que crezca para siempre.

Hasta hace tan solo unos años, tan solo podíamos disfrutar de estas técnicas en centros estéticos. Ahora las cosas han cambiado, ya que cualquiera puede tener una depiladora de luz pulsada en su hogar… aunque, eso si, habrá que usarla teniendo en cuenta una serie de consejos y consideraciones de seguridad.

Todos lo que tienes que saber antes de usar una depiladora de luz pulsada

Mejor usarla por la noche:

Para funcionar, estas máquinas emitirán una cierta radiación sobre nuestra piel, creado una leve irritación, prácticamente imperceptible. Pero la notaremos todavía menos si nos aplicamos este tratamiento antes de irnos a la cama; de esta manera, en el momento en el que nos levantemos, habrá desaparecido por completo.

Rasurado precio:

Cuando más vello tengas, mayor cantidad de energía necesitará para quemarlo. Es por esta razón, por lo que si tenemos el vello muy largo, podemos llegar a quemarnos. Los expertos recomiendan un afeitado correcto antes de empezar el tratamiento (unas horas antes).

Siempre con la piel fría:

Cuando nos sometemos a un tratamiento de depilación de luz pulsada, la piel debería de estar fría. Con una piel caliente los poros están dilatados, abiertos; esto es interesante para cuando queremos aplicar ciertos productos cosméticos, ya que ayudará con la absorción. Pero no lo es cuando tenemos que aplicar esta radiación, ya que puede producir resultados caóticos.

¿Se puede usar en el rostro?:

Esta es una pregunta muy habitual que se nos presenta; ¿si podemos depilarnos las piernas, porque no el vello del rostro? Lo cierto es que estamos hablando de zonas diferentes, por lo que puede ser o no compatible. Será importante analizar si la máquina en si es compatible con este uso, así como si lo es con nuestro tipo de piel.

¿Por dónde empezar?:

Los expertos recomiendan empezar por las zonas más sensibles de nuestro cuerpo; por ejemplo, por las axilas, la zona del bikini o la cara. Nada más conectarla, la máquina se empezará a calentar poco a poco hasta lograr la temperatura culmen. Si empiezas por estas zonas, la máquina no estará a pleno rendimiento, por lo que será mucho más respetuosa.

Depilación homogénea:

La clave para conseguir una buena depilación láser consiste en evaluar de forma detenida las zonas a tratar, evitando no repetir, o dejarnos algunas sin tratar. Para poder hacerlo, habrá que estar completamente concentrado en el proceso.

Tratamiento progresivo:

No te sometas a una sesión muy larga la primera vez que empieces a usar la máquina. Lo mejor que puedes hacer es ir poco a poco, probando con potencias de disparo ajustadas y aplicándolo en zonas menos sensibles. Poco a poco, podrás ir incrementando la intensidad de forma progresiva.

Una vez que hayas terminado con la depilación láser, no te olvides de refrescar la piel.

Comentarios desactivados en Consejos si usas una depilación con luz pulsada

Filed under Sin categoría